Postula a nuestras becas

Postular

Papás

La detección temprana, ojalá en el primer mes de vida y antes del año, puede cambiar el futuro de su hijo. Si tiene un recién nacido, tome precauciones, háblele del tema a su médico (pediatra u otorrino) y exija los exámenes auditivos específicos como medida de prevención. Ponga especial atención en los factores de riesgo que le señalaremos a continuación, y si existe más de uno de ellos, no espere. Como padres, pueden y deben colaborar en la detección precoz de su hijo. Tenga presente que los exámenes audiológicos son los únicos que pueden descartar, de manera segura, la existencia de una pérdida auditiva.

Etapas del Desarrollo del Lenguaje

El desarrollo del lenguaje en el niño comienza desde el momento que nace. Los padres y familiares más cercanos son, por lo general, los primeros en darse cuenta cuando algo no anda bien. Observe en un niño los factores que le mencionamos a continuación y estará colaborando en la prevención y detección precoz de la sordera.

Entre los 0 y 3 meses de edad:
1. El niño se asusta y salta cuando es sorprendido con un ruido muy fuerte.
2. Se agita, despierta o llora cuando alguien habla o hace un ruido mientras duerme.
3. Se calla y sonríe cuando le hablan.
4. Reconoce su voz y pausas cuando usted le habla y se calla si está llorando.
5. Hace gorjeos y arrojos como muestra de placer

Entre los 3 y 6 meses de edad:
1. Mueve sus ojos como señal de búsqueda del origen de un sonido.
2. Atiende fácilmente a los sonidos.
3. Presta atención a la música y a los juguetes que suenan.
4. Comienza a balbucear, incluyendo sonidos como: p,b,m.
5. Responde a los cambios en el tono de voz.
6. Es capaz de manifestar su enojo y alegría con la voz.
7. Hace sonidos con su voz cuando juega y cuando está sólo

Entre los 6 y 12 meses:
1. Comienza a percibir sonidos más suaves y mueve la cabeza en dirección a su origen.
2. Entiende el “no” y “chao” y reconoce los nombres de algunos objetos comunes.
3. Disfruta con canciones y rimas cortas que van acompañadas con las manos y gestos faciales.
4. Pone atención cuando se le habla y empieza a responder a preguntas y mandatos simples.
5. Su balbuceo incorpora sonidos más largos, imitando los sonidos del habla.

A los 12 meses:
Aparecen las primeras palabras.